Nuevo proyecto contra el desperdicio alimentario centrado en el sector productivo

Atender el problema del desperdicio alimentario es uno de los elementos protagonistas de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que 193 países adoptaron en setiembre de 2015 para transformar el mundo y precisamente, una de las causas principales de perdidas de alimentos es la imposición de los estándares de calidad sobre los productos alimentarios, independientemente de su comestibilidad. De hecho, alrededor del 14% de los alimentos en todo el mundo se pierden des de su producción antes de llegar al nivel minorista con un nivel de perdidas generalmente más elevado en las frutas y hortalizas.

El proyecto está financiado con fondos FEADER en el marco del Programa de Desarrollo Rural de las Islas Baleares, y tiene como objetivo principal trabajar de la mano de los productores de la huerta de Menorca para obtener datos de las perdidas alimentarias de fruta y verdura que se produzcan y poder analizarlas para establecer herramientas y estrategias a las cooperativas agrícolas productoras y a los puntos de venta con el objetivo de dar salida a este producto a punto de ser desperdiciado. Se trata de un análisis inédito ya que hasta ahora no se habían recogido datos en origen sino que se había puesto el foco en el ámbito de la comercialización.

La estandarización de los productos que se ofrecen a los consumidores es una de las causas principales de perdidas de alimentos en los sistemas modernos de venta al detalle. En los sistemas comerciales tradicionales, los productos pierden gradualmente su valor económico a la hora que baja su calidad en el sentido que los productos se siguen intercambiando, a pesar de que sea a precios cada vez mas bajos. En cambio, en los sistemas modernos, los productos se definen como «vendibles» o «no vendibles! porque pierden su valor económico cuando ya no cumplen con la calidad mínima necesaria para ser considerados comercializables (independientemente de su comestibilidad). Se calcula que entre un 25 y un 40% de la producción de hortalizas no llega al mercado a causa de la estandarización de estos requisitos de producción. Con este escenario, es necesario recuperar el valor de los alimentos y avanzar hacia sistemas alimentarios eficientes y bien gestionados, justos, más responsables y sostenibles.

En este sentido, dentro de las acciones previstas, se pretende elaborar una guía digital de producto agroecológico con recetarios y propuestas de buenas practicas de conservación de alimentos y ideas de aprovechamiento. Se prevé que el estudio tenga la duración de un año y durante el ultimo trimestre del año se puedan publicar las conclusiones.

Categorías: Sin categorizar